Click "Enter" to submit the form.

Durante la madrugada del día sábado 10 de octubre del presente año, ocurre una vez más, un episodio de violencia machista y patriarcal que afectó gravemente a una mujer proveniente de la Ciudad de Castro, Provincia de Chiloé.

Posterior a los hechos, nuestra compañera fue interrogada por dos policías de investigaciones (PDI) de la brigada de Delitos Sexuales de Ancud, quienes desde el primer momento no solo cuestionaron la veracidad del relato entregado, sino que, además, juzgaron el horario en el que se encontraba transitando en la calle y la vestimenta con la que se encontraba al momento de los hechos. Es necesario destacar este punto ya que; evidencia una de las tantas negligencias durante el procedimiento que van en perjuicio de nuestra compañera.

El día Miércoles 14 de octubre, se realiza un punto de prensa en el que se cuestiona nuevamente el relato de la Mujer, argumentando que es inconsistente y hace alusión a que ella nunca salió de su residencia en Castro. El jefe de la Prefectura Provincial de la PDI puso en duda la agresión sexual señalando a la compañera como “eventual víctima” dichos que son inaceptables. Además, se incurre en entregar frívolos detalles de los costos que implicó desarrollar las pericias expresando que “hubo un gran despliegue de recursos humanos y materiales, considerando el desplazamiento desde la comuna de Ancud de 12 detectives” calificándolo como “una pérdida de tiempo». Es así como se desestima de forma constante y explicita el relato de la compañera, y tendencia a la opinión pública, minimizando la evidente e incuestionable agresión sexual.

De esta manera cuestionamos el actuar de las instituciones a cargo del proceso, principalmente el de la PDI: ¿Cómo es posible que esta institución realice una declaración pública con punto de prensa en pleno proceso investigativo? ¿Dónde están los protocolos de resguardo y protección hacia las mujeres víctimas de violencia?

Por otra parte, los medios de comunicación, bajo su histórica lógica patriarcal, hace énfasis en lo comunicado por las policías, minimizando la agresión sexual sufrida y sin contar con un relato oficial de la mujer. Es por esta razón que denunciamos a la prensa burguesa, la que cuestiona el relato y expone a nuestra compañera a la opinión pública, siendo no sólo partícipes de los hechos en los que se han visto involucrados las instituciones a las que se alude, sino que también cómplices de la violencia de género.

Exigimos que Fiscalía garantice la protección íntegra de la compañera, que se sancione a los funcionarios responsables de las declaraciones brindadas las que solo amplían el espectro de la violencia, que se desarrolle una investigación transparente y exhaustiva para que se haga justicia, se condene a todos los implicados y que se detenga en la inmediatez a los individuos ya identificados por la compañera quienes en estos momentos se encuentran en total impunidad.

Como mujeres y disidencias, creemos firmemente y exigimos que la unidad encargada de delitos sexuales tiene el deber de resguardar íntegramente nuestros derechos brindando seguridad y confianza durante todo el proceso investigativo; ya que estos aspectos son esenciales al momento de acompañar a quienes denuncian.

Así mismo, el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, en su rol protector de las mujeres víctima de violencia, tiene el deber de manifestarse ante el actuar de la Brigada de Delitos Sexuales de la Policía de Investigaciones de Ancud, pues hoy a demostrado ser una unidad que no invita a las mujeres a denunciar, sino todo lo contrario, dejan en evidencia lo complejo que es realizar esta acción, lo cual es inaceptable.

Emplazamos al Instituto de derechos humanos (INDH) a realizar todas las acciones necesarias para garantizar prácticas que resguarden los derechos y la integridad física y psicológica de todas las víctimas de agresión sexual. Así mismo, es necesaria su colaboración en el proceso de protección a la compañera, esto ante los graves hechos de vulneración de derecho por parte de las instituciones públicas antes mencionadas.

Como mujeres organizadas del territorio hacemos un llamado a interpelar la institucionalidad machista y patriarcal cómplice de la cultura de la violación en Chiloé, exigiremos fin a la impunidad y violencia femicida, no descansaremos hasta que se haga justicia.

¡¡Extendemos nuestra máxima solidaridad a la compañera afectada!!

#Yo te creo

#nosotras sí te creemos

#Atacan a una, atacan a todas

¡no queremos más violadas, golpeadas, asesinadas, abusadas ni desaparecidas!

(Firmantes): La Araña Colectiva, Newenmuri, Trawün, Las Fieras de Ancud, Haciendo Hermandad Castro, Isla viva, Feministas Castro, Feministas Quinchao, Mestizas, La Paria Teatro, Antonia Piña Gonzales Coordinadora Feminista, Pasacalles de Mujeres, La chaura Feminista, M.I.C.A (Movimiento Insular Comunidad Artística.

                              ¡Nos queremos LIBRES, VIVAS y sin MIEDO!