Click "Enter" to submit the form.

Valdivia, primavera de 2019

Las feministas nos hemos movilizado históricamente frente a las violencias, y en este presente no ha sido la excepción. Hace unos días más de 150 mujeres y lesbianas del territorio nos reunimos en dos instancias de Cabildo, donde conjuntamente discutimos nuestro rol en el actual contexto de protesta nacional. Estas movilizaciones han volcado nuevamente al pueblo a las calles, en respuesta a la violencia estatal y la precarización de la vida como herencias de la dictadura y de una transición pactada por la clase política dirigente. Esta, hoy muestra su verdadera cara antidemocrática, clasista, racista, misógina y vuelve a ahondar heridas del pasado.

En lo inmediato, exigimos: Justicia frente a la violación de derechos humanos a mujeres, niñas, niños, niñes y adolescentes; desmilitarización del territorio, y con urgencia el Wallmapu; destitución y acusación constitucional al poder Ejecutivo -Sebastián Piñera y Andrés Chadwick por las muertes, desapariciones, torturas y agresiones sexuales por parte de agentes del Estado Chileno hacia mujeres e interpelamos a la ministra Isabel Plá, ministra del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, a hacerse cargo de estos crímenes y romper el cerco comunicacional que los invisibiliza.

No habrá normalidad mientras haya impunidad y un Estado que continúa violentando y evadiendo su responsabilidad política frente a la crisis actual

La actual estrategia mediática de retorno a la “normalidad” niega la profunda disconformidad ante la falta de respuestas concretas y a la altura de las demandas del pueblo. No habrá normalidad mientras haya impunidad y un Estado que continúa violentando y evadiendo su responsabilidad política frente a la crisis actual.Así mismo, recogemos y reivindicamos demandas históricas que interpelan al Estado Capitalista y Patriarcal, promotor de la competencia, la individualidad y la normalización de la vida precaria. Es por ello que nos sumamos al llamado popular de un Nuevo Proceso Constituyente que considere como piso mínimo repensar el Estado como laico y plurinacional, asegurando al feminismo como un eje transversal y representativo en demandas como:

1) Vejez digna a través de un nuevo sistema de previsión social y solidario (No + AFP), sobre todo para aquellas mujeres dueñas de casa, cuyo trabajo es invisibilizado y no remunerado.

2) Un sistema público de salud integral donde se respeten los derechos sexuales y reproductivos de mujeres, disidencias sexuales y cuerpos gestantes (aborto libre, seguro y gratuito; fin a la objeción de conciencia; parto humanizado). La salud pública debe dar prioridad a la atención y prevención en áreas como salud mental y odontología, además de democratizar el acceso a cuidados paliativos en enfermos y enfermas terminales.

3) Un nuevo paradigma en Educación Pública de calidad, con un enfoque sexual-afectivo, política y crítica, no sexista, inclusiva, popular, laica, gratuita, pluriétnica, intercultural y no estandarizada.

4) Marcos jurídicos y legales donde se garanticen los derechos laborales de las mujeres y las disidencias sexuales (eliminación de brecha salarial, eliminación contratación honoraria y derechos de las trabajadoras sexuales).

5) Revisión y re tipificación del femicidio por feminicidio . No más impunidad a victimarios de mujeres y disidencias sexuales.

6) No más criminalización y persecución a las defensoras del territorio que reivindican la autogestión y la autosustentabilidad. Justicia para Macarena Valdés y lagmienes autoridades ancestrales criminalizadas.

Desde la voluntad de acción, justicia, memoria y conciencia, nos organizamos y movilizamos transformando nuestro presente. Únete, luchemos por nuestros derechos sin dejar de acompañarnos.

Feministas Autoconvocadas de Los Ríos