Click "Enter" to submit the form.

Frente al Coliseo Municipal de Valdivia se ubicaba una reconocida automotora que tenía por nombre Pedro Montt, fue un negocio local establecido hasta hace algunos años en la ciudad. Tenia por dueño a Sebastian Flores Cañas, quien fue parte del Ejercito del país alcanzando el grado de Capitan. Una simple búsqueda en Google entrega más de 7 páginas de información sobre el caso de Gloria Stockle, en el cual Flores no solo estuvo involucrado, sino que en septiembre de 2012 fue sentenciado como autor material de la violación y posterior asesinato de Gloria. Entre la búsqueda podemos encontrar números detalles sobre ella, algunos como que en aquel entonces estaba postulando a la Universidad de Atacama, y otros, como que su cuerpo fue encontrado sin vida en la ribera norte del río Copiapó. Por el contrario, sobre su violador resalta su calidad de exitoso empresario y de buen pasar económico.

Sobre los hechos

La noche del 29 de enero de 1984 Gloria asistió a una fiesta de recepción de suboficiales en el Casino de Oficiales del Regimiento de Infantería Motorizada Nº 23 de Copiapó. Los detalles sobre el transcurso de la noche también involucran a Mario Martínez Villarroel, Capitán en retiro, y el entonces vicecónsul de Italia en Copiapó, Ivo Lingüa Latorre. Gloria, tras negarse a la petición de índole sexual de Flores se involucró en una discusión con los tres hombres quienes posteriormente la golpearon y violaron. Su cuerpo sin vida fue retirado en auto y arrojado al Rio Copiapó, sin antes introducir barro en su vagina para borrar los rastros del ataque sexual. Además, tenía señales de golpes, hematomas, rasguños y un golpe fuerte en la cabeza. El Certificado Médico de Defunción del Instituto Médico Legal y el Protocolo de Autopsia dieron cuenta de policontusiones, traumatismo encéfalo craneano cerrado complicado, fractura base de cráneo y hemorragia introcraneana. Flores la golpeó con la culata de su arma de servicio provocando la muerte de la joven.

El trio de violadores y asesinos contó con una importante red de protección por más de dos décadas. Erick Villegas, abogado de la familia Stockle, dedicó 27 años de investigación para lograr condenar a los responsables. Dentro del hostigamiento y atentados que recibió se encuentran dos intentos de asesinato. El primero a través de un artefacto explosivo ubicado en su vehículo que no logró su objetivo ya que Villegas salió del auto antes que de que este explotara. Además, interpuso una querella criminal contra el entonces alcalde Carlos Porcile Valenzuela, por actos de agresión en su contra, ya que intentó atropellarlo a bordo de una camioneta municipal. Testigos clave también fueron objeto de amedrentamientos para evitar que declararan ante los Tribunales y presionados para guardar silencio, incluso, pruebas importantes para el caso desaparecieron.

articles-290316_thumbnail

La justicia nunca fue tal

Flores fue sentenciado a cinco años de presidio efectivo sin beneficios, y a pagar una indemnización de 100 millones de pesos a la familia. Sin embargo, la sentencia fue apelada por la defensa y la Corte Suprema en septiembre de 2012 en fallo dividido, invalidó las sentencias de primera y segunda instancia. Determinando las siguientes penas para los tres procesados: presidio de 5 años, pero concediéndoles el beneficio de la libertad vigilada, manteniendo la compensación de 100 millones de pesos para los familiares de la víctima. El fallo contó con los votos a favor de los ministros Hugo Dolmestch, Carlos Künsemüller, y Juan Escobar Zepeda; y en contra de Haroldo Brito y Milton Juica.

Los dos asesinos continuaron en las filas del ejército hasta muchos años después, porque en esos años el Alto Mando del Ejército los protegió y la justicia poco y nada hizo por aclarar el crimen. Gloria fue difamada en la ciudad para justificar el crimen realizado. Familiares indican que los comentarios realizados intentaron ridículamente excusar a los asesinos. Agrupaciones de Derechos Humanos realizaron funas en la Automotora tras considerar increíble que, a pesar de violar y asesinar a una mujer, gozan hasta el día de hoy de total impunidad.

Gloria, tras negarse a la petición de índole sexual de Flores se involucró en una discusión con los tres hombres quienes posteriormente la golpearon y violaron.